Make your own free website on Tripod.com

smt.jpg

ASCO (linchamiento en Tlahuac)
Home
¿Show business?
¿y Wellington?
Presidentes muertos
Al otro lado del río
A la maestra ¿con cariño?
Un tal Hugo
Se equivocó Calderón
Puros chiles (la invasión china)
El día después de Katrina
¡Shalom! (paz)
El quinto elemento
La píldora
Terrorismo, la disyuntiva
Las "vivas" de Juarez
Inhala, las causas del narcotrafico
Tan cerca y tan lejos
Cena de negros
Pleito de Droguerías
¿Club Eutanasia?
La marcha que se viene
El arma mas poderosa de Estados Unidos
Auschwitz, 60 años despues
Tragicomedia Zapatista
Si yo fuera diputado
pais de cinicos
año nuevo, ¿vida nueva?
ASCO (linchamiento en Tlahuac)
Gano Bush
¿porque NO debe ganar el PRD en el 2006?
2 de Octubre (si se olvida)
No nos equivoquemos
El deforme de gobierno
año nuevo, ¿vida nueva?
Bravo! Fox
Le pondremos Jorge al niño
Las puertas del infierno
Zapatero a tus zapatos
Terrorismo
Lente loco
Hollywood no lo hubiera hecho mejor
No nos ayudes compadre
Intelectuales
Los motivos del peje
El fin y los medios
Se acabaron los 90´s

ASCO

Por: GERARDO GARIBAY CAMARENA

24/11/04

 

busco sintetizar en una palabra la impresión que producen los acontecimientos del día de ayer en el poblado de San Juan Ixtayopan, en la delegación Tláhuac, donde una enardecida turba lincho a tres agentes de la PFP y quemo vivos a dos de ellos, después de confundirlos con secuestradores, de nada valió que los agentes se identificaran, que señalaran que se encontraban haciendo una operación encubierta y que llamaran pidiendo ayuda a sus jefes, la ayuda llego muy tarde; no, indignación no es la palabra que busco, es mas que eso, es ASCO.

 

El día de ayer en este pueblo de la delegación Tláhuac se conjuntaron muchos de los diversos factores que hacen del nuestro un país tercermundista y que frenan su desarrollo, hace unas horas no vimos un linchamiento, sino una trágica mascarada, una fatídica puesta en escena que cobro la vida de dos personas y tiene a otra al borde de la muerte.

 

Pero, ¿Cuáles son los elementos que imperceptible pero infaliblemente llevaron a los dantescos sucesos del día 23 de noviembre? Analicémoslos pues, uno por uno.

 

1.-la impunidad: cuando en un país solo 3.5% de los delincuentes reciben sentencia condenatoria es lógico que se llegue a situaciones como la que hemos visto, conforme la sociedad se va enterando de los casos de delincuentes que no son arrestados a pesar de estar plenamente identificados o de los que, habiendo sido arrestados son liberados al poco tiempo debido a leyes anacrónicas, jueces corruptos o “errores” en la averiguación previa, en el seno de esta se va guardando un sentimiento de rabia e impotencia que llegado el momento explota, el hilo siempre se rompe por lo mas delgado, en este caso, personas como las de esta comunidad carentes de educación y con poco control sobre si mismos han sido las que han explotado primero, pero no se sorprenda usted, si, en caso de seguir las cosas como van, somos testigos en dos o tres años de linchamientos ya no en colonias de clase baja sino hasta en las lomas.

 

¿Por qué hay impunidad? La impunidad existe debido a muchas causas, pero el día de hoy me quiero enfocar básicamente a una de ellas, el anacronismo y la lentitud de nuestro sistema de procuración de justicia, si viene cierto que se ha avanzado en cuanto al combate a la corrupción en el sistema judicial, aun queda un marco legal  absolutamente obsoleto, que juega siempre a favor del delincuente, el hecho de que el M.P. tenga tanta carga de trabajo burocrático es causa de que las averiguaciones previas tengan tantos errores y de que sea tan común el caso de que por una falla en estas, un delincuente salga libre y se mofe de quienes tuvieron el valor civil (o la ingenuidad) de denunciarlo. Urge una reforma a las atribuciones y labores del M.P. de modo que este pueda enfocarse de lleno su labor como investigador y fiscal, al tiempo que es también imprescindible una adecuación del marco jurídico de la justicia penal en un futuro próximo, de tal manera que la eficiencia de la procuración de justicia llegue a mínimos decentes.

 

2.-El “dialoguismo irreflexivo”: Horas antes de los asesinatos la propia delegada en Tláhuac se presento en el lugar de los hechos para “intentar” dialogar con la turba mientras que la propia policía que ya se encontraba en el pueblo desde antes de que mataran a los agentes no intervino, esperaban la resolución del “dialogo”.

 

En los últimos años se les ha metido en la cabeza a los gobernantes que deben actuar por medio del dialogo ¡FALSO! Los gobiernos son electos para “cumplir y hacer cumplir la ley” no para dialogar, actitudes como estas las vemos en todo el país, todo el tiempo, desde el Delegado o el Presidente Municipal que detienen una obra publica o no aplica leyes menores “por dialogar” hasta hechos como los de Atenco, o como los de ayer.

 

El gobierno debe de aplicar la ley, la policía fue testigo de un linchamiento, vio como se cometía un delito, era su obligación actuar, pero no lo hizo, debido a esto hoy dos familias lloran a sus muertos, el dialogo trajo resultados… trágicos.

 

3.-El miedo a perder el empleo de parte de las autoridades: los políticos de la actualidad han dado con una nueva técnica para seguir escalando en la política, no hacer nada que pueda ser tachado como impopular, si el aplicar la ley es impopular, entonces se buscan formulas para simular o de plano, para ignorarla, a la nueva generación de políticos y de gobernantes le encanta  jugar a que todo esta bien, arreglar las cosas por abajo del agua, o como se dice vulgarmente “nadar de muertito” pues bien el “nado” de la delegada en Tláhuac, del secretario Marcelo Ebrard e incluso de las autoridades federales ya costo “2 muertitos”

 

4.-El salvajismo de los ciudadanos: los hechos de que fuimos testigos el día de ayer no son cosa menor, cuando el marco jurídico y el respeto a las autoridades se rompen, se traspasa esa delgada línea que divide la civilización de la barbarie, cuando la sociedad considera inútil la aplicación de la ley y la desprecia cae indefectiblemente en una espiral de barbarie, antes a los linchados solo los golpeaban, ahora han matado a dos y los han quemado vivos, lo que sigue será, sin duda mucho mas escalofriante.

 

El linchamiento de ayer no puede y no debe quedar impune, los medios de comunicación cuentan con el suficiente material en video como para fincar responsabilidades, lo autores de estos asesinatos deben ser enjuiciados y encarcelados, de no hacerse de este modo se corre el riesgo de que la población imite en todo el país lo ocurrido anoche.

 

Se trata de los primeros avisos de el grado de degeneración en el país, los políticos maniqueos y las leyes obsoletas son en parte responsables, pero la misma sociedad tiene también su gran porción de culpa; México aun esta a tiempo de meter reversa a esta situación, pero es necesario que TODOS los actores políticos y sociales se den cuanta de la gravedad de síntomas como los de ayer y trabajen para remediarlos.

 

En caso contrario las consecuencias serán muy graves, en poco tiempo linchamientos como el de San Juan Ixtayopan serán cosa de todos los días, entonces será cuando nos demos cuenta de que el estado de derecho se ha perdido, y el país estará al borde del caos.

 

Si, lo ocurrido hace unas horas se puede resumir en una palabra, ASCO