Make your own free website on Tripod.com

smt.jpg

Auschwitz, 60 años despues
Home
¿Show business?
¿y Wellington?
Presidentes muertos
Al otro lado del río
A la maestra ¿con cariño?
Un tal Hugo
Se equivocó Calderón
Puros chiles (la invasión china)
El día después de Katrina
¡Shalom! (paz)
El quinto elemento
La píldora
Terrorismo, la disyuntiva
Las "vivas" de Juarez
Inhala, las causas del narcotrafico
Tan cerca y tan lejos
Cena de negros
Pleito de Droguerías
¿Club Eutanasia?
La marcha que se viene
El arma mas poderosa de Estados Unidos
Auschwitz, 60 años despues
Tragicomedia Zapatista
Si yo fuera diputado
pais de cinicos
año nuevo, ¿vida nueva?
ASCO (linchamiento en Tlahuac)
Gano Bush
¿porque NO debe ganar el PRD en el 2006?
2 de Octubre (si se olvida)
No nos equivoquemos
El deforme de gobierno
año nuevo, ¿vida nueva?
Bravo! Fox
Le pondremos Jorge al niño
Las puertas del infierno
Zapatero a tus zapatos
Terrorismo
Lente loco
Hollywood no lo hubiera hecho mejor
No nos ayudes compadre
Intelectuales
Los motivos del peje
El fin y los medios
Se acabaron los 90´s

AUSCHWITZ, 60 AÑOS DESPUES.

Por: GERARDO ENRIQUE GARIBAY CAMARENA

28/01/05

 

El pasado día 27 de enero se cumplieron 60 años de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, se calcula que mas de un millón de personas fallecieron dentro de este campo, el cual ha quedado para la posteridad como uno de los mas gráficos ejemplos del grado de sofisticación en la maldad que pueden alcanzar el ser humano y de las consecuencias de los regimenes totalitarios del siglo XX.

 

Los “Mesías”, los “salvadores de la patria” y los “lideres del proletariado” sembraron el mundo de ruinas y cadáveres. Más de  6 millones de muertos a causa de los nazis y  cerca de 100 millones de victimas fatales del comunismo mundial son una muestra bastante clara de las consecuencias del totalitarismo y del caudillismo politico-ideologico-militar.

 

¿Qué lecciones hemos aprendido de Auschwitz, de Katyn y de Siberia? Que los gobiernos que se consideran a si mismos como “los buenos” y que acusan a todo quien no se pliegue a sus deseos como parte de una conspiración en su contra generan a mediano plazo un ambiente de intolerancia y agresión que sirve como caldo de cultivo para los asesinatos en masa y el genocidio (cosa que hemos visto confirmada con las “limpiezas étnicas” de la exyugoslavia).  Además que el asesinato no es un medio valido para la confrontación ideológica, pero sobre todo, la mayor lección que debemos aprender de Auschwitz es que:

 

El ser humano no vale por si raza, su religión, su lugar de nacimiento o su postura política, las personas valen POR SI MISMAS.

 

La receta para evitar otro Auschwitz es el que las diversas sociedades tomen conciencia acerca de la importancia de respetar la dignidad de la persona humana; muchos países tienen hoy legalizada una forma de holocausto mas refinada y, al mismo tiempo, mas cruel, no se lleva a cabo en sórdidos campos de concentración, sino en higiénicos hospitales, y su criterio para asesinar no es la raza o la ideología política, sino la “popularidad”.

 

Los abortos masivos y legalizados constituyen un genocidio en base a si la persona “es querida, o no” el pretexto de “es que fue un embarazo no deseado” no le pide nada en cuanto a cinismo se refiere, a las razones para la solución final al “problema” judío que esgrimían los nazis; la aprobación del aborto en caso de defectos congénitos es para efectos prácticos igual a los asesinatos de discapacitados llevados a cabo por nazis y soviéticos.

 

Este criterio de “si no es deseado es legitimo matarlo” tiene consecuencias lógicas espeluznantes, a final de cuentas los judíos tampoco eran deseados por los nazis, de acuerdo a la argumentación de los grupos “pro-elección” habría que considerar a Hitler no como uno de los mayores asesinos de la historia sino como uno de los antecesores de la política reproductiva; lastima que los niños abortados no pueden producir joyas de la literatura cursi como el diario de Ana Frank, a ellos los matan antes de poder escribir.

 

 

En Auschwitz se han reunido en estos días gran parte de los lideres mundiales para recordarnos que el holocausto es algo que no debe repetirse, una mancha negra en la historia de la humanidad; pero si el mundo al mismo tiempo que condena a los nacionalsocialistas actúa como ellos, ceremonias como la del 27 de enero son solo una ofensa mas a las victimas. Al ignorar el valor de la persona humana y subordinarlo a factores externos los países del primer mundo le dan la razón al nazismo alemán, parece que, en ultima instancia, los nazis ganaron la guerra.