Make your own free website on Tripod.com

smt.jpg

Inhala, las causas del narcotrafico
Home
¿Show business?
¿y Wellington?
Presidentes muertos
Al otro lado del río
A la maestra ¿con cariño?
Un tal Hugo
Se equivocó Calderón
Puros chiles (la invasión china)
El día después de Katrina
¡Shalom! (paz)
El quinto elemento
La píldora
Terrorismo, la disyuntiva
Las "vivas" de Juarez
Inhala, las causas del narcotrafico
Tan cerca y tan lejos
Cena de negros
Pleito de Droguerías
¿Club Eutanasia?
La marcha que se viene
El arma mas poderosa de Estados Unidos
Auschwitz, 60 años despues
Tragicomedia Zapatista
Si yo fuera diputado
pais de cinicos
año nuevo, ¿vida nueva?
ASCO (linchamiento en Tlahuac)
Gano Bush
¿porque NO debe ganar el PRD en el 2006?
2 de Octubre (si se olvida)
No nos equivoquemos
El deforme de gobierno
año nuevo, ¿vida nueva?
Bravo! Fox
Le pondremos Jorge al niño
Las puertas del infierno
Zapatero a tus zapatos
Terrorismo
Lente loco
Hollywood no lo hubiera hecho mejor
No nos ayudes compadre
Intelectuales
Los motivos del peje
El fin y los medios
Se acabaron los 90´s

INHALA

Por: Gerardo Enrique Garibay Camarena

16/06/05

 

De todas las criticas contra la administración Fox, la más injusta es la proveniente de la DEA, que con sumo cinismo culpa a México de su rotundo fracaso en la lucha contra el narco. Es claro que la droga pasa a través de México, pero ¿y quien la vende allá?. Es ilógico pensar que el tráfico de drogas es solo un asunto de hispanos, al igual que en nuestro país, en Estados Unidos existen cárteles que se quedan con las enormes ganancias que produce el llevar ese “producto” al usuario final, cárteles ante los que la DEA ha sido absolutamente ineficaz, de ahí que el reclamo de los norteamericanos sea simplemente ridículo.

 

La verdadera pregunta es, ¿por qué hay narcotráfico? ¿porqué hay quienes arriesgan su vida y su libertad para cultivar, industrializar y distribuir estupefacientes? Simple, porque en el mundo hay mucha gente dispuesta a pagar grandes cantidades de dinero a cambio de poder escapar ilusoriamente de la prisión hedonista que hemos construido y reforzado en los últimos tiempos, donde al despojar al ser humano de una idea de eternidad y arrojarlo al frío positivismo de la vida únicamente material se le dejó a la sociedad la conclusión lógica de “si solo tengo esta vida y nada más, debo disfrutarla a tope, sin preocuparme por las consecuencias, si no tengo un alma y no habrá castigo para mis actos más allá de la muerte no importa lo que haga siempre que la policía no me encuentre”.

 

Hay quien señala que el consumo masivo de drogas en los Estados Unidos fue promovido por un grupo de intelectuales, entre ellos el popular escritor de ciencia ficción Aldous Houxley, aún sin poder comprobar lo anterior es claro que a partir de los años 60 y de la cultura hippie el consumo de drogas fue promovido de forma masiva y concertada por artistas, escritores, pensadores y respaldado por una autentica maquinaria mediática. Ninguna autoridad ha investigado a fondo cuales eran los intereses que movían a tan distintos actores sociales a plantear al mismo tiempo una “cultura de la droga”, sobre todo cuando se le hizo tanta publicidad gratuita a un negocio que hoy mueve cientos de miles de millones de dólares al año.

 

En una época donde para sobresalir es necesario tener recursos económicos, donde lo metafísico es negado o desnaturalizado, es normal que quienes no tienen una vida de multimillonario o un cuerpo  de “Barbie”, o aquellos cuyas familias se desintegran bajo el peso del egocentrismo y la desesperación, recurran a las drogas como un medio para escapar de los problemas y las complicaciones de la vida diaria, antes se podía recurrir al consuelo de lo divino, ahora, en la “comunidad mundial” solo se puede echar mano de los estupefacientes.

 

Desconozco si realmente fue Houxley, como algunas personas plantean, una de las mentes tras la masificación de las drogas, en todo caso su libro Un Mundo Feliz, donde los personajes adormecen su depresión y su vacío existencial a base de estupefacientes es perfectamente aplicable a muchas partes de la sociedad europea y norteamericana que consumen ávidamente la droga que a través de México les llega a un costo terrible de vidas, corrupción y desintegración.

Mientras la civilización le dé la espalda a los valores y principios judeocristianos que la consolidaron, mientras el ser humano sea rebajado de “una creación a imagen y semejanza de Dios” a un mero amasijo de células, a un error biológico, o a una bestia más; serán infructuosas todas las acciones de los gobiernos contra el narcotráfico, mientras el primer mundo se continúe deslizando por la pendiente de la degradación y la desesperanza seguirán los carnavales de la muerte que hemos presenciado en los últimos años en muchos estados del país.

 

El gobierno se enfrenta a un problema que no puede solucionar, solo los norteamericanos tienen la posibilidad de detener su destrucción y acabar con la demanda de drogas, mientras tanto México, lo más que puede hacer, es intentar controlar la caudalosa corriente de la oferta en una batalla que no puede ganar, al tiempo que lucha contra el creciente mercado interno, también aquí cada vez más personas recurren a la puerta de la modernidad, cada vez más gente inhala.