Make your own free website on Tripod.com

smt.jpg

Un tal Hugo
Home
¿Show business?
¿y Wellington?
Presidentes muertos
Al otro lado del río
A la maestra ¿con cariño?
Un tal Hugo
Se equivocó Calderón
Puros chiles (la invasión china)
El día después de Katrina
¡Shalom! (paz)
El quinto elemento
La píldora
Terrorismo, la disyuntiva
Las "vivas" de Juarez
Inhala, las causas del narcotrafico
Tan cerca y tan lejos
Cena de negros
Pleito de Droguerías
¿Club Eutanasia?
La marcha que se viene
El arma mas poderosa de Estados Unidos
Auschwitz, 60 años despues
Tragicomedia Zapatista
Si yo fuera diputado
pais de cinicos
año nuevo, ¿vida nueva?
ASCO (linchamiento en Tlahuac)
Gano Bush
¿porque NO debe ganar el PRD en el 2006?
2 de Octubre (si se olvida)
No nos equivoquemos
El deforme de gobierno
año nuevo, ¿vida nueva?
Bravo! Fox
Le pondremos Jorge al niño
Las puertas del infierno
Zapatero a tus zapatos
Terrorismo
Lente loco
Hollywood no lo hubiera hecho mejor
No nos ayudes compadre
Intelectuales
Los motivos del peje
El fin y los medios
Se acabaron los 90´s

Un tal Hugo

Por: Lic. Gerardo Enrique Garibay Camarena

17/11/05

 

Durante los últimos días hemos venido siendo testigos del desencuentro entre los gobiernos de México y Venezuela, que ha llegado ya al punto de provocar el retiro de los embajadores de ambos países, a consecuencia de lo que a primera vista podría ser considerado como un simple mal entendido. El problema, sin embargo, es mucho más profundo, se trata del enfrentamiento entre dos formas muy distintas de ver la política económica y procurar el desarrollo de un país y de toda América Latina.

 

De un lado tenemos la opción mexicana, que comprende el hecho de que nos encontramos en un mundo globalizado y busca progresar a través del libre comercio, la competencia y la innovación. Del otro se encuentra Hugo Chávez, con su oferta de negar la evidente interacción de los mercados y apostar por el regionalismo y el mercantilismo, políticas ambas, que han tenido ya resultados desastrosos en todo el continente.

 

El Acuerdo de Libre Comercio para las Américas impulsado por Fox (y que es apoyado por casi todos los países del continente, con excepción del MERCOSUR) busca lograr que el nuevo mundo forme un área de libre comercio que impulse el intercambio, baje los precios y aumente la competitividad, de modo que nuestros países se fortalezcan con respecto a la Unión Europea o las megapotencias en ascenso, como China y la India. El ALCA es una buena idea, que solo es rechazada por aquellos que hacen de la demagogia y el populismo su modus operandi.

 

Las acusaciones del gobierno venezolano en contra de Vicente Fox no solo son falsas, son patéticas, en la mejor escuela Lópezobradorcista, el régimen bolivariano denuncia al Presidente de México de ser parte de un complot urdido por George W. Bush. Pero la verdad es que Bush tiene otras muchas cosas en que pensar (Irak, el déficit, su baja en las encuestas, China, Afganistán, etc.) como para preocuparse especialmente de su “patio trasero”. Creemos que somos muy importantes para los Estados Unidos, pero no es cierto.

 

Chávez sabe muy bien que si quiere controlar a su país y anular a la oposición debe mantener los mercados cerrados y bajo control gubernamental, pues generalmente la apertura económica viene acompañada de una reducción en el peso especifico del aparato de estado y un avance democrático (México mismo es un ejemplo de este proceso), por esto es que se opone tan vehementemente al ALCA.

 

El presidente de Venezuela se ha hecho con el poder omnímodo a base de exacerbar las diferencias sociales de su nación, y ahora está tratando de amedrentar a los demás países para que sigan sus dictados de política económica, el problema no es solo con México, también ha amenazado a Ecuador, Colombia y Perú si aprueban un TLC con Estados Unidos, es decir, Chávez ni come, ni deja comer.

 

Esta actitud no debe de sorprendernos de un hombre capaz de llevar a cabo un golpe de estado y de presumirse amigo de otros dictadores mafiosos y criminales, como Fidel Castro o el libio Muammar Gaddafi. Chávez incluso ordenó la represión que el 12 de abril del 2002 provocó la muerte de 100 personas. (crimen ante el cual la izquierda latinoamericana ha mantenido un vergonzante silencio) México debe permanecer firme y no ceder ante los chantajes del gobierno venezolano, nuestro país tiene la razón y debe defenderla.

 

Y usted, como mexicano, ¿a que le apostará?, ¿a lo que dictan la lógica, los resultados y el sentido común; o a las divagaciones de un “tal” Hugo?

 

www.sinmediastintas.cjb.net  sinmediastintas@terra.com.mx